domingo, 14 de octubre de 2007

Pastillas, yogurt y flan. Piti Fernandez (Parte III)

-Tercera y última parte-

¿Qué diferencias notas entre las dos personas que te marcaron musicalmente, Joaquín Sabina y el Indio Solari?

Es la ambigüedad que tienen. Lo abstracto es lo que tiene el Indio y Sabina lo concreto, y lo bueno que tiene de poner afuera. Del afuera y del adentro, los porcentajes son diferentes, y eso es lo bueno, que haya dos maneras distintas de hacer las cosas. Joaquín se centra mucho en que la persona entienda, lo suyo pasa por eso, pasa por que la gente pueda entender, de cualquier status social y de cualquier lado. Y el Indio es distinto, centrándose más en lo interno, como diciendo “digo las cosas como a mi me parecen”, y sin embargo si llegó, porque también está la intención de llegar a la otra persona al hacerlo público.

¿Cómo escribís? ¿Cómo escribe la banda?

Al principio era muy era frecuente no escribir nada por dos meses, nada ni tocar la guitarra. Y en una noche vomitar una canción. Hasta que un día hice un tema, y lo escribí, todo así como poesía, y después le puse la música arriba de una música de otro chabón. Después solo se fue dando, que cayó alguien y me dijo “tengo esta letra, ponele música” y un amigo me había traído una música que a mi me encantaba y entonces se la puse. Y ahora ya es un quilombo. La última canción que hice, también hice la letra sola, y tengo tres músicas sin letras, voy probando cada música arriba de esa letra para ver cuál va mejor. Hoy es diferente, tal vez porque tengo más tiempo también. En otro momento, yo laburaba, iba de cadete, volvía, y por ahí un día que tenía media hora y muchos sentimientos encontrados escribía, me salía un tema. Y después seguía la vida. Hoy al tener más tiempo por ahí hago un tema, o hago dos temas en un día, música estoy hablando. Y por ahí al otro día me pinta por escribir, y como tengo tiempo también y hago lo que me gusta, escribo dos o tres cosas distintas y después pruebo una música con otra, tengo tiempo para experimentar.

Volviendo al comienzo, ¿qué crees que les falta en relación con hasta dónde quieren llegar? Alejandro siempre dice que “¡A River!”.

Si, él se la pasa diciendo eso. Si, creo que a River, y si puede ser más también. A mi me gustaría mucho que haya un mensaje, que haya tal compromiso, que Latinoamérica se sienta identificada. Mínimo Latinoamérica, si me preguntás a mi. Ale piensa en River, yo también pienso en River, antes que nada. Es más antes que nada pienso en Ferro.

Y así se fue Piti, con el pote de flan vacío en búsqueda de la salud perdida. Pero el recipiente de las ideas lo mantiene claro y firme, al igual que la pasión sostenida hacia la música y al mensaje que intenta dar. Brindemos con el yogurt entonces, porque el rock que va de la mano con esta nueva camada, tiene asegurado un buen camino.

5 comentarios:

ruuuuuuuuuuu dijo...

me encantoooooooooooooooo!!!!!!!!!!!


que lindo que lindoo!!


me gustò la vuelta que le diste a lo del flan!! y el yogur!!




:)



vas a terminar trabajando en una radio y escirbribiendo notas para una revista de rock.

ah... porque no te conozco...


bienq ue te harìa feliz eso!! y si encima laburàs en sm... jajaj

bastaaa.. bajà sofi bajà...


te amo mi vida.



me encanta que hagas estas cosas que te gustan y màs me gusta que te guste compartirlas conmigo.

:S

ya me trabè.

ruuuu dijo...

ahora quiero una entrvista con calamaro. dale mi vida, sorprendemee!!

Anónimo dijo...

piti mi amorrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr!
hermosa notam podrian haberle agregaado un par de fotitos
LARGA VIDA A LAS PASTILLAS DEL ABUELO!

Anónimo dijo...

leo esto wue olasma la humildad del tipi y me gusta mas todavia... hace apenas 1año k lo escucho y no puedo estar ya sin sus temas m acompañan n todo... larga vida pastillera...

Anónimo dijo...

quize decir leo esto k plasma la humildad del tipo...